La luz debe considerarse como un elemento integral y fundamental del diseño arquitectónico y urbanístico de una ciudad.

La luz es, en definitiva, la esencia misma de los espacios y por tanto del arte, de la arquitectura y del paisaje.

Onnoutside quiere ser también un referente en iluminación urbana, modificando y ampliando su gama de luminarias para adaptarlas a las nuevas exigencias marcadas por el REEIAE:

-una mínima contribución a la contaminación lumínica que permiten su ubicación en cualquier zona.

-la utilización de lámparas muy eficientes, regulables y de larga vida media. Esto lleva consigo una importante reducción de los costos de mantenimiento al incrementarse los periodos de realización de los mismos.

-flexibilidad en la utilización de diferentes reflectores y potencias de lámparas con el objetivo de dar soluciones más apropiadas para cada clase de alumbrado y permitiendo la personalización de la iluminación.

-la facilidad de incorporación de sistemas de telegestión en las instalaciones que conlleva un menor consumo anual y permite otras muchas de actuaciones.

-el diseño de reflectores optimizados con alto rendimiento y con distribuciones de luz adaptadas a las funcionalidades de los espacios.

Todo ello permitirá obtener instalaciones de alumbrado más personalizados y con mejor calificación energética.

Además, la fabricación de las luminarias con procesos de bajo costo energético, utilizando materiales de alta reciclabilidad y partiendo de componentes fácilmente separables hacen que estos nuevos productos sean conformes con las directivas de ecodiseño y eficiencia energética, avalan el fuerte compromiso de la empresa con la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente mediante el ahorro energético y la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Pero en onnoutside somos conscientes, además, de que para cerrar el proceso y obtener los mejores resultados en el alumbrado de exteriores, se requiere que las instalaciones estén bien diseñadas.

Los espacios públicos son, en muchas ocasiones, complejos y dinámicos por lo que precisan soluciones inteligentes, capaces de compatibilizar la funcionalidad, la eficiencia energética y la sostenibilidad con otros aspectos menos tangibles, más difíciles de medir, como son los lúdicos y ambientales, respetando además el entorno arquitectónico o paisajístico.

Somos partidarios de un alumbrado público basado en "planes directores de iluminación" realizados con la participación de diferentes profesionales como diseñadores, arquitectos, ingenieros, urbanistas, artistas, historiadores, que puedan contemplar la ciudad como un todo y la iluminación como el valor añadido que nos permite ver e interpretar la esencia misma de los espacios y las cosas que los configuran.